Cortinas adecuadas para trabajar

 

Las cortinas son un elemento muy importante y nunca dejan de estar de moda, por tres motivos muy diferentes entre sí:

– Mitigan la luz que proviene del exterior (o la tapan por completo, dependiendo de su grosor), y te ofrecen así comodidad visual en las horas más luminosas del día.

– Proporcionan intimidad, impidiendo que se vea desde fuera el interior de la estancia.

– Por último, aunque no por ello menos importante, decoran la habitación en la que se colocan, aportando un toque de confortabilidad y ofreciendo una apariencia de decoración completa. Sin ellas toda estancia puede tener un aire desnudo o descuidado que siempre deberías evitar.

Precisamente por su importancia, tanto útil como decorativa, si estás pensando poner o cambiar las cortinas de tu oficina o incluso de esa habitación que usas como despacho en tu propia casa, aquí te ofrecemos unos cuantos consejos básicos que esperamos que te ayuden en tu elección:

– El tipo de cortina que elijas debe estar en armonía con el diseño del mobiliario. También debes escoger un color que combine con el color de las paredes.

– El tamaño de las cortinas deberá ser adecuado al espacio que ofrece la oficina para no destacar por encima del resto de la decoración.

– Los materiales que escojas para hacerlas han de ser adecuados, tanto para el tipo de cortina que decidas colocar, como para el uso que le vas a dar. Recuerda que no es lo mismo un salón que un despacho, así que procura que sean de fácil limpieza.

Existen diversos tipos de cortinas, algunos más adecuados que otros para utilizar en un puesto de trabajo, aunque eso siempre dependerá del resto de la decoración y de tus preferencias. Las cortinas más utilizadas para oficinas son:

– Cortinas venecianas: realizadas en láminas horizontales de aluminio o madera. Las puedes subir o bajar mediante diferentes dispositivos. También tienes la posibilidad de modificar la inclinación de las lamas para así graduar la luz que dejes pasar por ellas.

– Cortinas de lamas verticales: de función muy similar a las venecianas pero con orientación vertical y la opción de ser realizadas en tela. Son más adecuadas si lo que necesitas es cubrir ventanas grandes.

– Estores enrollables: los puedes obtener en múltiples tipos de tejidos, lisos o estampados. Tienes diversos sistemas de enrollado para escoger y son aptos tanto para espacios reducidos como para grandes ventanales.

Si después de leer estos consejos tienes alguna pregunta o deseas ampliar la información que te hemos proporcionado, no dudes en contactar con tu tienda más cercana de Cortinova. Y, para grandes proyectos, si eres decorador o contratista, te ofrecemos la opción de obtener un presupuesto a la medida de tus necesidades. Solo tienes que ponerte en contacto directo con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

¡Te estamos esperando!

 

Foto author Kiasma Room

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *